martes, 1 de noviembre de 2011

Cabo de Gata 2 (2011) Barrancos y costas áridas 2

Logo "Espantapitas" y campo de pitas. C. Aguilar
Otra de las plantas del paisaje del Cabo de Gata que destaca cuando llegas por primera vez es la pita (Agave americana). Es tan llamativo el porte que alcanza y su abundancia en algunos puntos, que se ha utilizado como elemento de identificación con la naturaleza de la zona. No se si ahora seguirá existiendo, pero hasta hace algunos años había un festival de música y cine en la zona llamado “Espantapitas” que pudimos ver en visitas anteriores al Cabo de Gata. El logo de ese festival era una bonita y “mística” ilustración de un Agave americana con sus “espigas” recién florecidas como las que pudimos ver al comienzo de este verano. Sin embargo estas plantas no son una especie autóctona sino propia del continente americano.

Cornical (Periploca angustifolia). Foto: C. Aguilar
En marzo de este año pude verlas en su hábitat natural en Perú, allí aparecían asociadas al bosque tropical seco del río Utcubamba junto a acacias y varias especies de cactus. Sin embargo, es frecuente verlas en las regiones mediterráneas donde están naturalizadas, en especial en zonas áridas como las del sudeste peninsular. Su abundancia en algunos lugares del Cabo de Gata parece también debida a antiguas plantaciones con las que se obtenían fibras para cuerdas y tejidos bastos. Pero además de especies exóticas como el Agave o la chumbera (Opundia sp.), en el cabo de Gata se encuentran varios matorrales autóctonos con distribución restringida al sudeste árido peninsular y al norte de África.


Azufaizo (Ziziphus lotus) Foto: C. Aguilar
Entre las especies que los forman están el cornical (Periploca angustifolia), el oroval (Whitania frutescens) y el rascamoños (Launaea arborescens). De estos tres solo el primero lo encontramos florecido en junio, con sus complejas y sofisticadas flores junto a frutos con forma de cuernos enfrentados. Estas especies las había visto anteriormente en el Antiatlas marroquí florecidas ya a finales de diciembre. Esta proximidad de algunas de las especies del Cabo de Gata con la flora africana es lo que más me llama la atención de la zona. Otra de esas especies que me hacen recordar las estepas de Marruecos es el azufaizo (Ziziphus lotus). Esta planta es un ejemplo de adaptación al medio ya que es capaz de desarrollar densos portes arbustivos en suelos con muy poca agua.



Asteriscus maritimus y Limonium sinuatum
El enmarañado y espinoso ramaje del azufaifo es de gran interés ecólogico y en él encuentran refugio muchos vertebrados como el alcaudón real, el conejo o distintos reptiles. Ejemplares del arbusto de buen tamaño, y algunos en floración, pudimos ver en los accesos al Playazo de Rodalquilar. Pero además las laderas que miran a la costa fueron las más agradecidas en junio por dos plantas que inundaban el paisaje de intensos colores. De amarillo, se encontraba una planta de la familia de las compuestas que en la zona llaman padrijo (Asteriscus maritimus) y de azul, una siempreviva llamada capitana (Limonium sinuatum).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...