lunes, 11 de abril de 2011

Perú 11 (2011) Arqueología selvática


Sima con enterramientos y cerámicas. C. Aguilar
Una de las cosas que más me ha sorprendido de esta zona de selvas altas ha sido encontrar restos arqueológicos en un buen número de los sitios que hemos parado. En general en Perú das una patada y encuentras un yacimiento, ya que ha habido muchas culturas precolombinas no solo los incas como suele pensarse. Sin embargo, de ahí a que yo mismo los fuera a encontrar ahí ocultos entre la vegetación selvática ha sido realmente alucinante. Las montañas que estamos recorriendo tienen una zona que es pura caliza con un desarrollo kárstico impresionante, pero todo recubierto de exuberante vegetación. Como nos ha llovido a diario nos hemos visto obligado muchas veces a guarecernos de la lluvia en abrigos de roca y en cuevas hasta que pasaran los aguaceros. En esos ratos me he puesto a buscar por ahí a ver que podía encontrar y también hablando con los guías me han indicado otros sitios en los que ellos han encontrado restos.

Boca de vasija encontrada. Foto: César Aguilar
Hasta ahora he encontrado restos arqueológicos en casi todos los abrigos o cuevas de caliza que he revisado un poco por encima. En todos ellos se encuentran fragmentos de ollas de un barro cocido de color negro de diferentes tamaños, también otras ollas de un barro amarillento o rojizo, algunas con una cenefa de dedos impresos. Son cerámicas hechas sin torno y muy básicas. Ronald me comenta de una vasija entera que encontró su padre en una cueva y que medía más de medio metro con la base curvada. Solo una pieza parecía más elaborada, fragmentos de un plato con una pintura en su interior. Todo esto lo hemos hallado superficialmente sin apenas remover estratos, así que ni idea de qué más puede encontrarse ahí, ni a qué época puede corresponder. Actualmente hay culturas nativas a uno o dos días a pie desde aquí, son los awajun o aguarunes y pertecen al tronco etnolingüístico de los jíbaros que se extienden mayormente por Ecuador. El otro dia vi llegar a dos de ellos a La Esperanza, pero que nadie se los imagine con plumas ni cosas asi, lo que si me llamó la atención son sus facciones más estilizadas que la gente de aquí. Esas comunidades han tenido hasta hace unas décadas tecnologias propias del Neolítico, aunque no ahora. Por otra parte esta zona ha sido parte de la influencia de la civilizacion chachapoyas que resistió duramente la invasión inca.

Distintos tipos de cerámicas halladas. Foto: C. Aguilar
Junto a estas cerámicas siempre hemos encontrado enterramientos con restos humanos, unas veces han sido pequeños fragmentos que los arrastres de agua han sacado de su sitio, como vértebras o falanges. Otras veces, sin embargo, los restos humanos los hemos hallamos en enterramientos bajo acúmulos de piedra o ya exhumados previamente por alguien que ha venido buscando piezas de valor. Preguntando a la gente de por aquí, todos nos hablan de que son muy frecuentes los huesos y las calaveras en estas cuevas, así como los restos de cerámicas pero nunca han encontrado mucho más. Me dicen que los restos humanos exhumados lo fueron por gentes de la zona. Aun así, aquí tienen bastante miedo a esa actividad, incluso a entrar a las cuevas pues dicen que la gente enferma después. 

Piedra para moler con mortero. Foto: C. Aguilar
Uno de los guías que llevamos conoce cuevas a las que no ha entrado nunca por ese temor, dice que se contrae una enfermedad que se enquista en los pulmones. No sé cuanto puede haber de cierto en ello, pero parece más propio de supersticiones que de otra cosa. Así, es que estos días me ha enseñado muchas cuevas y sitios a los que no había entrado hasta ahora y lo ha hecho conmigo por primera vez. A parte de los restos cerámicos y humanos, he hallado en la zona también piedras para molienda con mortero que aquí recoge la gente de las chacras y las llevan a sus casas de campo como abrevaderos. Ellos dicen que son de los incas y que las encuentran en las cuevas. El último tipo resto que me han enseñado ha sido un círculo de piedras de mediano tamaño de 7-8 metros de diámetro situado en un pequeño resalte del terreno. 

Sacando el muro del círculo de piedras. C. Aguilar
El círculo de piedras se encuentra en una zona desbrozada para pastos, y aunque ahora se ve mal porque le ha crecido hierba encima, lo vieron claro cuando limpiaron la zona de vegetación. Para verlo mejor hemos limpiado un lado de hierba y realmente parece un cerramiento hecho con piedras superpuestas como si hubiera sido un pequeño murete de mampostería que se encuentra ahora desmoronado. Días más tardé encontré cerca de La Esperanza unos bancales de piedra y otro círculo de piedras de igual tamaño correspondiente a la base de una casa como las que luego he vistos en Kuelap, las ruinas chachapoyas más importantes de la zona. Allí me dijeron que las construcciones circulares en la zona son características de los chachapoyas pues los incas que llegaron despues construían con formas cuadrangulares. Todos estos hallazgos los he fotografiado, georreferenciado y documentado someramente y estoy tratando de darlos a conocer pues creo que si esta zona está poco prospectada para fauna y flora, otro tanto deberá pasar con los restos arqueológicos. Aquí le dan poca importancia a esto ya que no son restos espectaculares como los que se han encontrado a montones en otros sitios cercanos del distrito de Amazonas, como momias, fortificaciones o necrópolis de las que hay bastantes en la cercana zona localidad de Chachapoyas, en el río Utcubamba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...