sábado, 13 de mayo de 2017

Nueva Zelanda 8 (2016) De camino a la Isla Sur

Volcanes nevados en P.N. Tongariro. César Aguilar.
Una vez que terminamos de recorrer la zona geotermal de Rotorua, sentimos que el tiempo en nuestro viaje se nos echaba encima. Nueva Zelanda tiene tantos sitios que ver que, a poco que te pares en cada uno, los días se pasan volando. Y la isla sur dicen que es el plato fuerte.

En la ruta hacia el sur pasamos junto al parque nacional Tongariro, del que todo el mundo habla muy bien. Tiene algunos senderos con buenas vistas a sus volcanes tipo “Fuji” que deben merecer mucho la pena. Pero las lluvias condicionan lo que puedes visitar a esas alturas en la húmeda isla norte.




Whakapapa, acceso al P.N. Tongariro. CésarAguilar.
Llegamos a la zona a última hora de la tarde y, de lejos, comenzamos a ver sus cumbres nevadas de más de 2000 metros. Parecía increíble verlo tan despejado para lo que habíamos leído de allí, así que nos dirigimos a Whakapapa con idea de aprovechar la oportunidad al día siguiente.

Pero como sucede tantas veces en la isla, el tiempo cambió rápidamente y, salvo un corto recorrido en torno a la Whakapapa, poco más pudimos ver del parque nacional Tongariro. La niebla y la lluvia se adueñaron del paisaje y aquello se convirtió en la morada de Mordor. Decidimos no resistirnos y continuamos la ruta.





Wellington y sus laderas periféricas. César Aguilar.
Dejamos Tongariro y su mal tiempo y condujimos hasta Wellington, la capital del país. Tras un día entero de carretera solo llegamos a tiempo para dar un paseo a media tarde por la ciudad y para pasar la noche allí.

Como ocurre en gran parte del país, poca gente vive en el centro de las ciudades y este suele quedar para servicios y ocio. Wellington está rodeada de colinas verdes repletas de casas bajas unifamiliares con frondosos jardines. Sorprende ver la diversidad de edificaciones y formas constructivas, completamente alejados de los esquemas de viviendas unifamiliares homogéneas de otros lugares.



Entorno de la Calle Cuba en Wellington. C. Aguilar.
Paseamos por una de las zonas más amigables del centro para un visitante, la calle Cuba y su entorno. En esa parte de la ciudad, el centro financiero de edificios altos y grises deja paso a una zona comercial con calles peatonales, tiendas, pubs y restaurantes.

Poco más vimos de esta ciudad, que casi siempre está barrida por un viento draconiano. Aunque la ciudad se abriga en una bahía, se encuentra en un lugar de paso de fuertes vientos, los que recorren el estrecho de Cook. Cruzamos el estrecho en un viaje en ferry de tres horas y el viento no defraudó, aunque el tiempo fue insólitamente despejado.



Estrecho de Cook y probable Diomedea cauta. C.A.
El estrecho no se descubrió hasta 1770, cuando James Cook dio con él circunvalando la isla norte. De ahí su nombre. Sin embargo, fue Abel Tasman el que tuvo el primer contacto con estas tierras, en 1642, pero entonces no llegó a identificar el estrecho y ni siquiera tomó tierra en Nueva Zelanda. Al parecer, los maoríes rechazaron las intenciones de Tasman de desembarcar.

El estrecho es de gran interés para aves marinas y, pertrechado con toda la ropa que tenía, pude ver más especies marinas que en todo el viaje. Por allí cruzaron, entre otras, la pardela dorsigrís (Puffinus bulleri) o el prión (Pachyptila sp) y varias formas de albatros (Diomedea sp) que, con la variabilidad de edades, subespecies y una taxonomía aún en revisión, se hacen dificiles de identificar a la distancia de un ferry.

jueves, 4 de mayo de 2017

Nueva Zelanda 7 (2016) La región volcánica de Rotorua

Frying Pan Lake en el valle Waimangu.
Buena parte del relieve de Nueva Zelanda tienen su origen en la colisión de dos grandes placas tectónicas, la placa australiana y la placa del Pacífico. Así se ha originado la región volcánica de la isla norte y la elevación de los Alpes Neozelandeses en la isla sur.

La región de Rotorua tiene una historia de actividad volcánica muy reciente y muchos de los grandes lagos que pueden verse son en realidad cráteres de volcanes inundados.

La diversidad de fenómenos hidrotermales en esta región es enorme, con lagos y ríos de aguas termales, geiseres activos y zonas que han sufrido erupciones volcánicas recientes.








Inferno Crater Lake (Waimangu). Iratxe González.
Empezamos visitando el valle volcánico de Waimangu, el complejo geotermal más joven del mundo, creado por una erupción en 1886. El clima lluvioso y subtropical de la isla norte ha hecho que, en poco más de un siglo, el paisaje se haya revegetado a una velocidad impresionante. Pero la actividad volcánica continúa.

En Waimangu uno puede encontrar la mayor fuente de agua termal del mundo, tan grande que en realidad es un lago, el conocido como Frying Pan Lake. Este lago está continuamente burbujeando y el agua que mana da origen al río Waimangu.




Barranco de río termal en Waikite. César Mª Aguilar
Otros lagos en este valle son el Inferno Crater Lake, con aguas turquesas, que se llena y vacía cada 38 días como si se tratara de gran geiser abierto, y el lago Rotomahana un cráter aún activo con fumarolas en sus orillas.

Una peculiaridad de los arroyos termales es su flora de helechos. En estos microhabitats calientes y húmedos crecen especies muy escasas en Nueva Zelanda, helechos tropicales que no soportan las heladas que se dan unos metros más allá de la influencia de la zona termal. Entre ellos está Dicranopteris linearis, un helecho común en el África Central que pude ver en abundancia en el viaje por Gabón de 2015.




Artist´s Palette (Wai-O-Tapu). César Mª Aguilar.
Otro de los lugares donde conocer más fenómenos geotermales, y quizás el que más variedad de ellos tiene, es Wai-O-Tapu. Allí se encuentran lagos de lodo fluido burbujeante, cráteres con surgencias de aguas azufradas y algunos de los lagos más coloridos que uno pueda imaginar.

Lo bueno de todos estos fenómenos termales es que pocas veces se repiten, en cada lugar surgen con un aspecto particular. Uno de los más coloridos es el llamado Artist´s Palette, un lago en el que alternan los colores naranjas de los depósitos de arsénico y los amarillos del azufre.




Champagne Pool (Wai-O-Tapu). César Mª Aguilar.
Champagne Pool es otro de esos fenómenos únicos que se pueden ver en Wai-O-Tapu. Se trata de un gran lago con un reborde naranja y un burbujeo fino y constante. En realidad son emanaciones de CO2, tan tenues, que su sonido al salir a la superficie recuerda al de las burbujas de una copa de champagne. ¡Verídico!

Otro espectáculo, casi de masas, es el geiser Lady Knox que cuenta con un anfiteatro para verlo en erupción, todos los días a las 10:15 h . Ni corto ni perezoso, se pasa más de una hora soltado un chorro de entre 10-20 metros sin parar. Terminamos nuestro recorrido por la zona visitando Waikite, un estrecho río termal encajado en un barranco, todo cubierto de helechos y vapor.

domingo, 23 de abril de 2017

Nueva Zelanda 6 (2016) Los alcatraces de Muriwai

Islas de Oaia y Motutara y costa en Muriwai.
La siguiente parada en el viaje fue la colonia de alcatraces australianos (Morus serrator) en la población de Muriwai. Esta colonia se sitúa en la costa del mar de Tasmania, a solo una hora en coche desde Auckland, y es muy popular y accesible.

Lo singular del sitio es que los nidos no están en una isla, como es habitual en las aves marinas para evitar los predadores terrestres. En realidad lo estuvieron al comienzo, pero la colonia fue creciendo y, finalmente, algunas aves pasaron a criar en varias plataformas del acantilado costero. Hoy ya son mayoría.


miércoles, 12 de abril de 2017

Nueva Zelanda 5 (2016) Los bosques de kauris de Waipoua

Kaurí (Agathis australis) en Waipoua. C. Aguilar.
Hubo un tiempo en que buena parte de la isla norte de este país estuvo cubierta de densos bosques de kauris (Agathis australis). Esta especie es una conífera endémica de Nueva Zelanda, de la familia de las araucarias, que alcanza portes excepcionales. Uno de los lugares para verlos en su esplendor es el bosque de Waipoua.

Waipoua fue declarado reserva en 1952 gracias a la presión popular, en especial de la comunidad maorí que tiene una gran identificación con estos árboles. En este bosque quedan los ejemplares más antiguos y de mayor porte de la especie en Nueva Zelanda.



martes, 4 de abril de 2017

Nueva Zelanda 4 (2016) Otras aves de Tiritiri Matangi

Hihi (Notiomystis cincta). Foto: César MªAguilar.
En Tiritiri uno tiene ocasión de ver juntas las tres especies de aves especializadas en consumo de néctar que hay en Nueva Zelanda. Para favorecer su observación hay estaciones de alimentación como se hace con los colibríes.

El mielero tui (Prosthemadera novaeseelandiae) es el mayor y el más abundante, el mielero maorí (Anthornis melanura) también se puede ver en otros lugares del país, pero el hihi (Notiomystis cincta) es realmente un ave escasa, rara y amenazada. Pertenece a una familia de aves con una sola especie y, hasta la colonización europea, estuvo bien distribuido por la isla norte. 



sábado, 25 de marzo de 2017

Nueva Zelanda 3 (2016) Tiritiri Matangi y el calamón takahe

Bosque recuperado en Titiriri Matangi. C. Aguilar.
Uno de los mejores lugares para observar aves autóctonas de los bosques de Nueva Zelanda es Tiritiri Matangi, una isla cercana a la costa muy accesible desde Auckland. Se trata de un territorio libre de predadores terrestres donde se ha regenerado el bosque nativo.

El proceso de recuperación ha sido impresionante. A partir de una isla con escaso arbolado y cubierta de pastos ganaderos durante casi siglo y medio, se ha logrado un vergel para aves autóctonas y la recuperación de muchas especies vegetales nativas. En el proceso participaron miles de voluntarios que, en los años 80 y 90 del siglo XX, plantaron unos 280.000 árboles.


miércoles, 15 de marzo de 2017

Nueva Zelanda 2 (2016) El Parque Regional Shakespear

Bosque nativo y pastos en P.R. Shakespear. C.A.
El primer espacio natural que conocimos en Nueva Zelanda fue el Parque Regional Shakespear. Se trata de una pequeña reserva con bosque nativo, actividad ganadera y uso recreativo en  una península de aproximadamente 2 x 2 km. El acceso está vallado ya que en su interior se trabaja para erradicar la presencia de mamíferos terrestres alóctonos, que en Nueva Zelanda son todos los que hay.

Estas zonas de exclusión solo son posibles en islas o penínsulas con acceso vallado y son la única oportunidad para recuperar muchas especies de aves autóctonas. Hay iniciativas similares en muchos lugares de Nueva Zelanda con el apoyo y la colaboración de voluntarios.



miércoles, 8 de marzo de 2017

Nueva Zelanda 1 (2016) Un viaje al mundo natural de las antípodas

Iratxe hacia el bosque de Waipoua. César Aguilar.
A finales del pasado año Iratxe y yo visitamos el lugar más alejado de España, Nueva Zelanda, nuestras antípodas, la tierra que puedes encontrar dando una vuelta de 180º al globo terráqueo. Solo por ese hito geográfico ya sería un viaje curioso, pero a ello se suman muchos atractivos naturales, grandes montañas, glaciares, bosques hiperlluviosos y varias familias de aves endémicas.

Este fue un viaje de furgoneta, de norte a sur, recorriendo espacios naturales y al encuentro con aves como kiwis, keas, albatros o pinguinos. La historia natural del país es bien singular, aunque no siempre para bien.



miércoles, 1 de marzo de 2017

Anuario Ornitológico de La Rioja 2013-2015

Anuario Ornitológico de La Rioja 2013-2015
Ignacio Gámez Carmona, Jesús Serradilla Rodríguez, César Mª Aguilar Gómez, Javier Robres Cabezón, Óscar Gutiérrez Jiménez.


ZUBÍA monográfico Nº  27-28, pags. 1-244. 2016. IER
ISSN: 1131-5423


Ya tenemos la última edición del anuario que recopilamos en el Grupo Ornitológico de La Rioja. En esta ocasión aparece en el monográfico 27-28 de la revista Zubía del Instituto de Estudios Riojanos (IER). Los anuarios ornitológicos son publicaciones en las que se recogen, seleccionan y exponen las observaciones de aves silvestres más interesantes producidas en un territorio para un periodo concreto. El que ahora sale es el sexto anuario desde que a finales de los noventa se comenzara con esta publicación en La Rioja. En esta ocasión comprende el periodo 2013 a 2015 ya que no se publica todos los años, solo cuando hay suficientes datos acumulados para ello.

El anuario es un trabajo de recopilación y selección de datos que no sería posible sin la colaboración de mucha gente ordenando y enviando sus citas para este fin, en esta ocasión más de 60 observadores de aves. Para saber más de las ediciones anteriores, los criterios de inclusión o la manera de enviar las citas se puede consultar en la siguiente dirección: http://gorioja.blogspot.com.es/2013/10/el-anuario-ornitologico-de-la-rioja-aor.html

martes, 21 de febrero de 2017

Libros 2016

Aunque un poco entrado el año, aprovecho para sacar un listado de las lecturas del pasado 2016.  Como en otras ocasiones voy eligiendo cada libro según la curiosidad por un tema concreto, un personaje, una región, un estilo narrativo o un autor.

Libros interesantes hay como para leer toda una vida, solo hay que elegir el adecuado para un momento preciso. Para tener donde elegir, a lo largo del año, acostumbro a anotar de forma anárquica un buen número de títulos de todo tipo de reseñas (blogs, periódicos, programas de radio...) otros son sugerencias de amigos y también muchos son hallazgos casuales en la biblioteca o en ferias de libros usados. 


jueves, 9 de febrero de 2017

Marruecos 9 (2008) Fauna observada 3

Ardilla moruna (Atlantoxerus getulus) J.Alvarez.
MAMÍFEROS
-Jabalí (Sus scrofa)
-Ardilla moruna (Atlantoxerus getulus)
-Meloncillo (Herpestes ichneumon): huellas

ANFIBIOS
-Rana verde norteafricana (Pelophilax saharica) 

REPTILES 
-Galápago leproso (Mauremys leprosa)
-Salamanquesa del Draa (Tarentola boehmei)
-Geco diurno moruno (Quedenfeldtia moerens)
-Agama común (Agama bibronii)
-Mesalina de anteojos (Mesalina guttulata)

viernes, 3 de febrero de 2017

Marruecos 8 (2008) Fauna observada 2-Aves 2

Terrera sahariana (A. desertii). Leandro Arroyo
VENCEJOS (Apodidae)
-Vencejo pálido (Apus pallidus)   

MARTINES PESCADORES (Alcedinidae)
-Martín pescador (Alcedo athis)
   
ALAUDIDOS (Alaudidae)
-Alondra común (Alauda arvensis)   
-Cogujada común (Galerida cristata)
-Cogujada montesina (Galerida theklae)
-Terrera marismeña (Calandrella rufescens)
-Alondra cornuda (Eremophila alpestris)
-Alondra sahariana (Eremophila bilopha)
-Terrera sahariana (Ammomanes desertii)
-Terrera colinegra (Ammomanes cincturus)
-Alondra ibis (Alaemon alaudipes) 


jueves, 26 de enero de 2017

Marruecos 7 (2008) Fauna observada 1-Aves 1

En las siguientes entradas iré poniendo las especies de aves, mamíferos, anfibios y reptiles identificadas en el recorrido por el sur de Marruecos. Las fotos son de mis compañeros de viaje Javier Álvarez y Leandro Arroyo.

Cormorán grande (P. carbo). Foto: Javier Álvarez
AVES 

ZAMPULLINES (Podicipedidae)
-Zampullín común (Tachybaptus ruficollis)

CORMORANES (Phalacrocoracidae)

-Cormorán grande (Phalacrocorax carbo)

GARZAS (Ardeidae)
-Garcilla bueyera (Bubulcus ibis)   
-Garcilla cangrejera (Ardeola ralloides)
-Garceta común (Egretta garzetta)   
-Garza real (Ardea cinerea)



sábado, 14 de enero de 2017

Marruecos 6 (2008) Estepas y fortalezas de barro de regreso a Marrakecht

Estepas y dromedarios en Boulmane El Dades. C.A.
Tras los paisajes desérticos del sur del Anti-Atlas comenzamos unos días de regreso errático hacia Marrakecht. Una equivocación en una carretera nos internó en el Anti Atlas pero nos regaló la observación de una preciosa pareja de águila-azor perdicera (Hieraaetus fasciatus) en un país donde las rapaces no abundan como en la península Ibérica.

Tras un visita relámpago a Zagora, regresamos sobre nuestros pasos y condujimos hacia a Ouarzazate para visitar las estepas en Boulmane El Dades. Esa zona esteparia es distinta a las zonas semidesérticas del sur, ya que se sitúa a cierta altitud entre el Alto Atlas y la cordillera del Jbel Sagrho.



martes, 3 de enero de 2017

Marruecos 5 (2008) Rinocerontes y otros grabados rupestres


Grabados de bóvidos en Foum El Aleg. C. Aguilar
A lo largo de todo el desierto del Sáhara, y en los relieves montañosos que lo bordean, aparecen numerosos grabados y pinturas prehistóricas realizadas sobre roca. Siento debilidad por este tipo de arte, así que no quería dejar pasar la ocasión de buscar algunos en una zona especialemente favorable. Y en ello embarqué a mis compañeros de viaje.

La carretera de Akka, al sur del Anti-Atlas, es una de esas zonas con abundantes de grabados de fauna. Llevaba algo de información previa, aunque muy poco precisa, pero al segundo intento dimos con una dorsal de roca con decenas de grabados. La mayoría bien marcados y en muy buen estado de conservación.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...