miércoles, 14 de diciembre de 2016

Marruecos 4 (2008) Al sur del Anti-Atlas por la carretera de Akka


Plana sabanoide cerca de Icht. César Mª Aguilar
El Anti-Atlas es una cordillera que, partiendo de la costa Atlántica, se adentra con relieves moderados en diagonal hacia noreste. Al sur hay una carretera asfaltada que recorre, más o menos paralela, su alineación salvando los continuos y duros relieves de roca que atraviesa el paisaje. 

Entre las dorsales de roca se sitúan valles arenosos y oueds, el nombre que reciben los cauces estacionales de agua. En esta zona el mediterráneo queda atrás y también la vegetación de transición de los bosques de arganes. Comienza la influencia sahariana.





Especie de vegetación típica. Fotos: C. Aguilar
En los oueds y alrededor de las poblaciones son típicas las extensiones de palmera datilífera (Phoenix dactylifera), a modo de oasis, donde son comunes los bulbules y los colirrojos diademados. Pero lo que más no llamó la atención fueron los paisajes sabanoides con acacias (Acacia raddiana). 

Cerca de Icht encontramos una de estas zonas que nos gustó más que el resto, así que nos dedicamos a deambular por allí. Luego a la largo de la carretera pararíamos en otras más pero esta tenía una vegetación más "exhuberante". Recuerdan, en cierto modo, a las sabanas del este de África, solo que sin grandes mamíferos y con rebaños de dromedarios.




Alondra ibis (Alaemon alaudipes). Javier Álvarez
Entre los arbustos se encontraba Withania adpressa un arbusto de porte denso de la familia de las solanáceas. También una quenopodiácea como Hammada scoparia o una asclepiadácea como Pergularia tomentosa. 

Entre los suelos arenosos se encontraba la Urginea noctiflora, una herbácea de la familia de los jacintos, que desplagaba su hojas en tirabuzón formando curiosas sombras con las primeras horas de la mañana. Como ocurre en otras zonas del sur de Marruecos, muchas de las especies de flora estaban ya en floración a finales de diciembre.





Mesalina Anteojos (Mesalina guttulata). J. Alvarez
Otro de los atractivos de la zona son las aves desérticas, por las que muchos ornitólogos hacen su viaje a Marruecos. Por allí estuvimos viendo especies como la alondra ibis (Alaemon alaudipes), la terrera sahariana (Ammomanes desertii), la collalba negra de Brehm (Oenanthe leucopyga), el camachuelo trompero (Bucanetes githagineus) o la curruca de Tristam (Sylvia deserticola). 

Y si en un viaje viene Javier Álvarez tampoco faltarán observaciones de reptiles y a poco que buscó, dio con varias especies como la lagartija rugosa (Acanthodactylus boskianus) o la preciosa mesalina de Anteojos (Mesalina guttulata) con sus fosas nasales elevadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...