jueves, 25 de diciembre de 2014

Las zonas esteparias riojanas. Paisajes del olvido 3

Conservar lo que nos queda

  Foto 11   Autor: Diego Benavides
Lejos de tomarse conciencia de la desaparición de las zonas esteparias riojanas, no sólo por lo que supone de pérdida de valores naturales sino también sociales y culturales, la sociedad riojana en general y las diversas administraciones públicas en particular, continúan permitiendo agresiones a estos espacios (nuevos regadíos, concentraciones parcelarias, roturaciones, polígonos industriales, parques eólicos, carreteras, circuitos de alta velocidad, etc.), no tardando en consecuencia muchos años para ver el final de este hábitat natural y tradicional riojano. La sociedad riojana y sus administradores, los gestores del territorio y del medio ambiente riojano, debieran tomar conciencia de la necesidad de conservar los reductos más importantes de los espacios esteparios que nos quedan. 

Foto 11. Mosaico de barbechos y cultivos de secano

jueves, 18 de diciembre de 2014

Las zonas esteparias riojanas. Paisajes del olvido 2

Un ecosistema acorralado por la transformación del medio rural
 

  Foto 7   Autor: César Mª Aguilar
Si bien las zonas esteparizadas aparecieron ya en el Neolítico y permanecieron casi inalteradas hasta el pasado s. XIX, los enormes cambios que han tenido lugar posteriormente en España, sobre todo durante la segunda mitad del s. XX, han dado lugar a una enorme transformación del campo. El aumento de la población, el desarrollo industrial, el crecimiento de las ciudades, la creación de grandes infraestructuras viarias y sobre todo los cambios de usos agrarios (concentraciones parcelarias, regadíos, cambios de cultivos, declive de la ganadería ovina extensiva, abandono de edificaciones rurales aisladas, uso masivo de fertilizantes y pesticidas, etc.) han producido un gran declive que ha afectado a las zonas esteparias y a sus elementos asociados, la fauna y la flora silvestres.
Foto 7. Baberchos y cereales en Murillo de Río Leza

jueves, 11 de diciembre de 2014

Las zonas esteparias riojanas. Paisajes del olvido 1

Las tres entradas con este título pertenecen a un artículo que publiqué con Ignacio Gámez en octubre de 2005 en “Piedra de Rayo. Revista Riojana de Cultura Popular” en su número 18. Pese al tiempo transcurrido creo que aún refleja una situación actual y, como los otros artículos que he publicado en esa revista, cuelgo ahora este también en el blog. El texto está tal y como apareció allí, en cuanto a las fotos están las del artículo más alguna adicional.

  Foto 1    Autor: Eduardo Ayala
Actualmente la conservación y la protección legal de la naturaleza a nivel nacional y regional han puesto sus ojos prioritariamente en aquellos elementos y espacios menos alterados como son las zonas de montaña, los roquedos o los bosques. Sin embargo existen otros hábitats como los medios esteparios, fruto de la evolución natural del medio con los usos tradicionales del hombre, que han sufrido un gran abandono de la políticas conservacionistas. 

Foto 1. El alcaraván cría en el suelo de barbechos y terrenos incultos de las zonas esteparias, un medio que la intesificación de los secanos tradicionales hace desaparecer.

martes, 2 de diciembre de 2014

Francia 2 (2014) Pinares y riberas del río Contis


Pinares con madroños en sotobosque. C. Aguilar
La región de Las Landas es una enorme extensión de pino resinero (Pinus pinaster). Ese era el bosque sobre el que asomaba el singular faro de Contis. En el caso de los pinares, a veces es difícil determinar cual es su distribución natural. El hombre han contribuido desde antiguo a extender algunos bosques, a través del cultivo, y a reducir otros que le resultaban menos útiles. Parece que el pino resinero en Las Landas sí es autóctono pero, su extensión actual, se ha visto muy incrementada por el hombre. Tiempo atrás fue favorecido por su resina pero, hoy en día, la mayoría de los pinares son cultivos forestales que alimentan una potente industria local de la madera.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...