viernes, 29 de marzo de 2013

Caminos de agua (Libro)

Caminos de agua
Román Morales
Ediciones La Palma. 2011
ISBN: 978-84-95037-72-5

Cuando conocí el reciente libro que Román Morales había terminado de escribir, y su viaje por Sudamérica, corrí a pedir su libro por internet. Tenía que leer algo tan sugerente y original como esa aventura que acababa de protagonizar. Román Morales es conocido por su otro libro llamado "Buscando el Sur" que relata el viaje que, durante varios años, hizo cruzando Sudamérica a pie por la cordillera de los Andes. Después ha estado por muchos más sitios pero, que yo sepa, solo ha escrito estos dos libros de sus viajes. Caminando por los Andes cayó en la cuenta de que se estaba perdiendo de conocer una inmensidad del continente Sudamericano, el de las tierras bajas, el de las llanuras y las selvas.




viernes, 22 de marzo de 2013

Atlas de Anfibios y Reptiles de La Rioja

Pelobates cultripes en Cihuri. César Mª Aguilar
Anfibios y Reptiles de La Rioja es un interesante blog que mi amigo Javier Alvarez lleva trabajándose desde hace un par de años. Las distribuciones de anfibios y reptiles en La Rioja están perfiladas desde hace algunas décadas y contaron con el interés de varios naturalistas y biólogos locales. Sin embargo, el medio natural ha variado desde los primeros trabajos y para la mayoría de las especies los datos publicados tienen ya unos cuantos años. Eso no quiere decir que ya no valgan a grandes rasgos, pero sí hay algunas especies cuya distribución ha cambiado en diferente medida. Es el caso del sapillo pintojo (Discoglossus jeanneae), que ya no cuenta con citas recientes pese a haberlo buscado. Para otras especies, el trasiego de más naturalistas en el campo ha dado alguna "sorpresa".


viernes, 15 de marzo de 2013

Año de lluvias, noches de anfibios

Amplexo sapos corredores. Foto César Mª Aguilar
Esta semana de frío y nieve, los cortejos de celo de los anfibios se han ralentizado a la espera de mejores temperaturas. Sin embargo, qué distinta fue la semana pasada. El miércoles 6 de marzo salió una noche ideal, unas temperaturas que rondaban los 17 ºC al atardecer, un goteo suave sin llegar a lluvia y nada de viento. Con todo el agua que ha caído este invierno los anfibios debían andar deseosos para acudir a sus puntos de reproducción. Aproveché para acercarme al sitio más cercano en los alrededores de Logroño. Allí, en estas fechas aparecen de la "nada" los sapos corredores (Bufo calamita) y los sapillos moteados (Pelodytes punctatus).


sábado, 9 de marzo de 2013

Un balcón a la calle San Juan 3

Mirlo "come-uvas" Fotos: César Mª Aguilar
El pasado invierno tuve un visitante inesperado en el balcón, un mirlo que no había visto nunca aparecer por allí. Alguna vez lo ví cantando en lo alto de las antenas, pero son aves muy esquivas que si no tienen nada que buscar no se ven por los balcones. La glorieta del Doctor Zubía y el Parque de Espolón no están muy lejos en línea recta de mi casa, así que imagino que sería alguno de los que crían por allí o en algún patio arbolado. El caso es que lo solía ver con cierta frecuencia hasta que me dí cuenta de lo que buscaba en mi balcón. Venía a comer las uvas de un racimo de pasas de moscatel que había colgado en la pared para que se conservaran al fresco. Al cabo de una semana fue comiéndose una a una aquellas pasa.
 

sábado, 2 de marzo de 2013

Un balcón a la calle San Juan 2

Vistas desde los dos balcones. César Mª Aguilar
Hace algunos años una de las dos fachadas que tengo enfrente del balcón tenía un tejado sin arreglar donde criaban gorriones y vencejos comunes. Había un agujero en la base de una viga del alero donde nidificaban ambas especies juntas. El espacio de dentro debía ser amplio pero el agujero de entrada era el mismo para los dos nidos, así que estaba muy animada la panorámica. Coincidió con una época en la que yo trabajaba en casa, de modo que durante la primavera tenía la vista puesta en el ordenador, pero el rabillo del ojo atento a si había algún movimiento en la entrada de los nidos. Vencejos y gorriones llegaron a criar juntos al menos dos temporadas. Al macho de gorrión no había problema para detectarlo, pasaba horas cantando insistentemente marcando el territorio, los vencejos eran otra cosa




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...