viernes, 24 de mayo de 2013

Sudáfrica 6 (2012) Kruger 5, Jirafas y otros mamíferos

Jirafa (Giraffa camelopardalis). César Mª Aguilar
El primer día que vimos una jirafa (Giraffa camelopardalis) en el Kruger, me pilló por sorpresa. Con su tamaño yo imaginaba que las veríamos de lejos, asomando la cabeza por encima del arbolado, pero qué va!. Apareció de repente, tras una curva de la pista dentro del bosque que recorríamos. Estaba tumbada apaciblemente, ya imaginaba su gran tamaño, pero al verla ponerse en pie pensé que aquello desafiaba cualquier medida de la proporción de un animal. Las jirafas tienen un andar desgarbado que fascina. Sobre sus enormes patas deben sentirse completamente inexpugnables para cualquier depredador. Para mí, desde luego, su forma no puede ser más original e impactante y pocas fotos hacen justicia de la sensación que trasmite verlas frente a ti.

Facóquero (Phacochoerus africanus). C. Aguilar
Otros animales con los que crees que no estás viendo un representante de la fauna actual, sino uno de hace miles de años, son los facóqueros (Phacochoerus africanus) y los rinocerontes. Sudáfrica alberga el 90% de los rinocerontes blancos y negros que quedan en el planeta debido a los esfuerzos que han hecho por recuperarlos en los numerosos parques y reservas del país. Allí el  rinoceronte blanco (Ceratotherium simum) pasó de estar casi extinto, a tener una población actual de unos 20.000 ejemplares, aunque el furtivismo en los últimos años se ha incrementado de manera exponencial por la mayor demanda de cuernos en el mercado negro asiático.


Rino blanco (Ceratotherium simum) C. Aguilar
Al principio nos costó varios días ver rinocerontes, ya que el norte del parque no es la zona más adecuada. Luego en el centro y en el sur del Kruger fue más fácil, pero aún así uno no llega a acostumbrarse a esas moles acorazadas con aspecto de dinosaurios. Si bien los rinocerontes blancos se mostraban relativamente confiados, no sucedía lo mismo con el rinoceronte negro (Diceros bicornis). Esa otra especie es bastante más escasas y tímida, nosotros tuvimos una preciosa observación de dos ejemplares con toda la adrenalina de un acecho cinegético, pero con las fotos como único trofeo. A varios cientos de metros, entre los claros de unas lomas boscosas, José identificó unos rinocerontes raros y más esquivos de lo habitual.

Rinocerontes negros (Diceros bicornis) C. Aguilar
Su comportamiento los llevaba a caminar fuera de nuestra vista siempre que podían. Al cabo de un rato de seguir sus desplazamientos a prismático, y recorriendo las pistas en coche, llegamos a intuir un lugar por el que debían pasar. Nos dirigimos allí a la espera y, como recompensa, tuvimos una muy buena observación de los animales cruzando el lugar. Un poco más y se nos escapan de la vista. Otros animales de los que aún no he comentado nada y que siempre tenemos asociados a África son los primates. En el Kruger se suelen ver solo dos especies diurnas, ambas están ampliamente distribuidas y son el mono verde (Cercopithecus aethiops) y el papión negro (Papio ursinus). 


Papión negro (Papio ursinus) con cría. C. Aguilar
El comportamiento de esos dos primates cambia enormemente según donde los observes. En el norte del parque, donde hay menos turismo, los animales se muestran en general más tímidos y desconfiados. En el centro, en los alrededores de Satara, los grupos de babuinos no tenían ningún reparo en estar tirados con sus crías en medio de la carretera. Muy distinto era en Pafuri, al norte, donde en cuanto parabas a fotografiarlos salían caminando. Luego estaban los ejemplares de las áreas de picnic donde podían volverse hasta agresivos para robar comida. En un lugar vimos a un grupo como acechaba sobre las mesas de los turistas con un descaro enorme. Solían elegir grupos de gente poco numerosos, una pareja, alguien solitario, vamos ¡que tenían una escuela!.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...