viernes, 28 de septiembre de 2012

Arribes del Duero 2 (2012) Matorrales floridos y orquídeas

Minifundio mediterráneo. Foto: C. Aguilar
En los pueblos en torno a los arribes sayagueses el paisaje es sobretodo de vocación ganadera, al menos en la parte más cercana al Duero. El bosque fue aclarado para obtener pastos y se crearon multitud de pequeñas parcelas para el cultivo de centeno rodeadas por muros de piedra. Alrededor uno puede ver árboles como encinas (Quercus rotundifolia), fresnos (Fraxinus angustifolia) arces (Acer monpessulanum), olmos (Ulmus minor) y rebollos (Quercus pyrenaica). Parte de aquel minifundio de centeno sigue hoy en día cultivándose pero ya ligado al consumo que cabras y ovejas hacen de él. El declive rural ha hecho que muchos de los pastizales abiertos antiguamente estén colonizándose por matorrales. 


sábado, 22 de septiembre de 2012

Arribes del Duero 1 (2012) Cortados graníticos junto al río

Vista de los arribes del Duero. Foto: C. Aguilar
Hacía ya once años que no regresaba por los Arribes del Duero de Zamora y recuerdo que las dos veces anteriores fue coincidiendo con la primavera. En esta ocasión ha sido nuevamente en la misma época, a mediados del pasado mes de mayo, un momento en que la naturaleza de Sayago está en todo su esplendor. En aquellas ocasiones la zona aún no era un espacio natural protegido como lo es hoy, donde más de un centenar de kilómetros del río Duero en la frontera con Portugal dan lugar al Parque Natural de los Arribes del Duero que se extiende por las provincias de Salamanca y Zamora. Eso al lado español, al otro lado de la frontera está su equivalente portugués el Parque Nacional del Douro Internacional.

sábado, 15 de septiembre de 2012

Sudamérica: crónica de un viaje en bicicleta (Libro)

Sudamérica: crónica de un viaje en bicicleta
Jesús López de Dicastillo Gorricho
 
Editorial Láser. Pamplona. 1985
ISBN 84-86136-10-5



Por fin conseguí este libro de Jesús, el primero que escribió de su periplo ciclista por Sudamérica. Lo encontré en segunda mano en internet y lo devoré con avidez el verano pasado. En realidad no es un viaje cicloturista al uso, entre otras cosas porque se desarrolla a principios de los años ochenta cuando apenas se habían popularizado los viajes en bici como en la actualidad. Basta señalar que para transportar los bultos, tienda y demás, los llevaban sujetos en la parrilla trasera y algunos más en una cesta delantera, parece que a nadie se la había ocurrido aún poner alforjas a la bici, lo más básico para un viaje en bicicleta hoy en día. Pero no solo es peculiar el viaje por la “técnica”, también por las motivaciones personales. Este no es un viaje de placer, es una huída personal recorriendo Sudamérica escapando de esquizofrenias y fantasmas personales como la angustia que siente en una Europa deshumanizada donde cuenta más tener que ser y todo se reduce al consumo. Jesús da un respiro a su espíritu y se deja curtir en un recorrido que comienza en México y termina en Brasil tras realizar 30.000 kilómetros, 600 días de viaje y haber atravesado 16 naciones. Como compañero de viaje va con él otro navarro, también Jesús y de Cintrúenigo, que se apunta rápidamente a ese vagabundeo por Centroamérica y Sudamérica.


sábado, 8 de septiembre de 2012

Grecia 11 (2009) Adriático y final en Venecia

Como una ciudad imaginaria de Italo Calvino
No habíamos previsto terminar el viaje en Venecia, pero una vez hecho el recorrido por Grecia había que tomar un ferry a Italia para regresar otra vez a casa. Toño y Ángela, los amigos navegantes que habíamos estado visitando en su velero nos sugirieron esta opción. Como hay bastantes furgonetas y caravanas que van y vienen entre Italia y Grecia te dejan meter el vehículo y dormir dentro de él en la bodega del barco sin que tengas que pagar el camarote, que en realidad es lo que más encarece los ferrys. Así que recorrimos el Adriático de punta a punta durante todo un día y una noche para acabar en Venecia como punto de entrada a Italia. En el Adriático pude ver cetáceos como grupos de delfines listados (Stenella coeruleoalba) y calderones (Globicephala melas).


sábado, 1 de septiembre de 2012

Grecia 10 (2009) Astraka, lago Dracolimni y Aoos

Astraka y lago Drakolimni. Foto: César Aguilar
El monte más alto de la zona es el Astraka con 2478 metros y se alza sobre varios lagos alpinos que en junio aún conservaban algo de nieve. Toda la zona forma parte del Parque Nacional Vikos-Aoos. En un collado a casi dos mil metros existe un refugio con el nombre del pico, desde el que  se tienen buenas vistas de la zona y que permite visitar desde allí el que llaman lago Drakolimni. La subida de 1000 de desnivel desde Micro Papingo es un poco fuerte pero merece la pena. Poco a poco vas dejando las frondosas del valle para pasar a los prados subalpinos de montaña. En la subida pudimos cruzarnos con un gran rebaño de ovejas trashumantes y una familia entera que iba a los puertos altos a pasar el verano.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...