domingo, 3 de junio de 2012

Lanzarote 7 (2011) Un poco de mar Atlántico


Gobio (Mauligobius maderensis) C. Aguilar
Hace un par de años estuve buceando en Gran Canaria y me gustó tanto que esta vez metí las gafas y las aletas en el equipaje para, al menos, hacer snorkel en sus aguas. Solo tuve ocasión en la playa del Papagayo en el sur, ya que otro día que lo intenté en la playa de las Conchas en La Graciosa el mar estaba muy agitado. En el Papagayo repetí muchas de las especies más comunes que ví en el buceo con equipo en Gran Canaria, aunque solo las de aguas más superficiales. Entre ellas algunas de las más características de las islas como la vieja (Sparisoma cretense) un pez loro muy abundante, la fula negra (Abudefduf luridus), una especie de pez payaso también común, y la gallinita (Canthigaster capistrata) un pez globo que dicen que se infla tragando agua para aumentar su tamaño cuando se siente amenazado.

Camarón (Palaemon elegans). Foto César Aguilar
Otras especies que vi, pero que son comunes a otros sitios del Cantábrico y Mediterráneo, fueron los salmonetes (Mullus sp), varias formas de tordos (Shymphodus sp.) y espáridos como las obladas (Oblada melanura), las salpas (Sarpa salpa) o los sargos (Diplodus cervinus, D. sargus). Sin embargo no hubo suerte con los angelotes (Squatina squatina) una especie de tiburón bentónico con aspecto de raya que me habían dicho que era fácil de ver en El Papagayo. Al parecer hay épocas en que se acercan a las bahías de la costa para la reproducción, aunque las fechas debían ser tardes para verlos. Buscando en la zona intermareal uno de los crustáceos más habituales eran los camarones de charcos (Palaemon elegans).

Lisas (Familia Mugilidos) Foto César Aguilar
Esos camarones son de las pocas especies del grupo que tienen actividad diurna. Si uno coloca los pies en uno de los charcos comprobará como al cabo de un rato esos bichillos vienen a mordisquear y comer las células muertas y la roñas de los pies. Pero el sitio que encontré mejor para fotografiar desde fuera del agua algunas de las especies peces fue precisamente en unas piscinas naturales someras en el Charco del Palo. El sito se llena de agua con las mareas y allí van a bañarse un buen número de jubilados europeos nudistas con una colonia de vacaciones en la zona. El lugar es bueno para fotografiar peces ya que el agua está tranquila sin oleaje. En las pozas se quedan gobios, blenios y lisas en buen número que se ponen a tiro de cámara.

Barriguda (Parablennius parvicornis) C. Aguilar
Además toda la orilla, digámoslo así, está empedrada de modo que es muy cómodo ir de un sito a otro cámara y guía en mano tratando de identificar y fotografiar las distintas especies. Lo que es menos cómodo, es estar ahí apuntando con la cámara al agua con los jubilados desnudos en medio del agua. Suerte que cuando estuvimos apenas había algunos. De todos modos estos europeos entienden la afición naturalista y son poco pudorosos. Entre las especies que pude fotografiar estaba el abundante pez verde (Thalassoma pavo), una barriguda propia del este del Atlántico (Parablennius parvicornis), un gobio endémico de Macaronesia (Mauligobius maderensis) y grupo de lisas (Mugílidos) que sin cogerlas en mano no pueden diferenciarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...