sábado, 4 de junio de 2011

Perú 30 (2011) Vértigo verde, camino del Pacaya-Samiria

Puerto de Yurimaguas. Foto: César Aguilar
De regreso de Tingana estaba a la espera de una salida de una semana de duración que iba a hacer con la gente del Proyecto de Mono Tocón. La idea era prospectar una zona donde no había datos de la especie pero que por distribución podría hallarse, pero los planes se vieron atrasados por un problema de salud del conductor con el que trabajaban.  Antonio, el gestor español de la asociación que conocí unos días atrás recién llegado a Perú, me dijo que entre tanto podía aprovechar para visitar la reserva del Pacaya-Samiria. Este espacio natural protegido es uno de los mayores del Perú, tiene alrededor de 20.000 Km2 de selva baja inundable y es un sitio muy bueno para ver fauna. Para acceder allí desde donde estaba, crucé la Cordillera Escalera entre Tarapoto y Yurimaguas. La carretera se acaba en esta ultima localidad, una pequeña ciudad producto del boom cauchero de mediados del siglo XX a orillas del río Huallaga. A partir de ahí todo el transporte por la zona es en barco.

Interior del barco "El Romántico". César Aguilar
Desde los últimos relieves de la Cordillera Escalera puede verse la gran extensión de zonas bajas de la cuenca del Amazonas, una inmensidad que se extiende a tu pies por más de 4000 Km hasta llegar al Atlántico. Viéndolo así, no pude dejar de sentir un cierto vértigo de entrar en un paisaje como aquel. Nada más llegar al apeadero de coches de Yurimaguas, y de camino al centro en un mototaxi, el chavalito que conducía me puso al día de lo necesario para un viaje fluvial amazónico. Pasamos por el mercado a comprar una hamaca para “vegetar” en el largo recorrido por el río y un tupper-ware y una cuchara para la mi ración de comida “carcelaria” que me darían en el barco. En un principio pensamos que habría alguna salida para ese día, pero tras visitar los dos muelles vimos que debía esperar a la mañana siguiente. Desde Yurimaguas parten grandes barcos de tres plantas de hierro hacia Iquitos que tardan tres días de viaje, sin embargo, para ir Lagunas que solo está a 12 horas me recomendaron coger otros de dos plantas de madera que como llevan menos carga se retrasan menos en los puertos.

Barco surcando el Huallaga. Foto: César Aguilar
Los barcos amazónicos son algo único, la sensación de navegar en algo hecho completamente de madera y de ese tamaño no se puede vivir en muchos sitios hoy en día. A mi me recordaba a la impresión que tuve visitando una réplica de los antiguos barcos bacaladeros portugueses hace medio año en el museo marítimo de Ilhavo en la ría de Aveiro (Portugal). Bueno, eso salvando las "distancias", que estos de aquí son barcos fluviales a motor y aquellos eran marinos y de navegación a vela, pero el “abrigo” de la madera es algo especial. Según embarqué colgué mi hamaca, me hice un sitio y me dispuse a disfrutar de una larga travesía en cubierta con vistas a la selva. Sin embargo, mi gozo en un pozo, a la media hora comenzó una lluvia intensa que no paró más que un poco a última hora de la tard,  cuando un arcoiris doble se desparramó sobre el horizonte selvatico.


Arco-iris doble sobre la selva. Foto: César Aguilar
Había pensado que sería una travesía de calor, mosquitos, sol y delfines de río, pero nada de eso se cumplió. La intensa lluvia obligó a cubrir con grandes plásticos negros los vanos que hacían de ventanas y por donde entraba el agua con ráfagas de viento. Poco más pude hacer que vegetar en la hamaca envuelto cual gusano en su crisálida, leyendo, escuchando música y con más frío que calor. Al menos en estas condiciones los mosquitos no hicieron acto de presencia, que ya es bastante. La verdad es que para que estas selvas se mantengan tan verdes son necesarios estos diluvios y ahora, que aún estaba en época de lluvias, yo solo cruzaba los dedos para tener suerte y poder visitar la reserva sin acabar muy pasado por agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...